Columna de Sebastián Villarreal: Innovación para los más vulnerables

Columna de Sebastián Villarreal: Innovación para los más vulnerables

[fusion_builder_container hundred_percent=»no» hundred_percent_height=»no» hundred_percent_height_scroll=»no» hundred_percent_height_center_content=»yes» equal_height_columns=»no» menu_anchor=»» hide_on_mobile=»small-visibility,medium-visibility,large-visibility» class=»» id=»» background_color=»» background_image=»» background_position=»center center» background_repeat=»no-repeat» fade=»no» background_parallax=»none» enable_mobile=»no» parallax_speed=»0.3″ video_mp4=»» video_webm=»» video_ogv=»» video_url=»» video_aspect_ratio=»16:9″ video_loop=»yes» video_mute=»yes» video_preview_image=»» border_size=»» border_color=»» border_style=»solid» margin_top=»» margin_bottom=»» padding_top=»» padding_right=»» padding_bottom=»» padding_left=»»][fusion_builder_row][fusion_builder_column type=»1_1″ spacing=»» center_content=»no» link=»» target=»_self» min_height=»» hide_on_mobile=»small-visibility,medium-visibility,large-visibility» class=»» id=»» background_color=»» background_image=»» background_position=»left top» background_repeat=»no-repeat» hover_type=»none» border_size=»0″ border_color=»» border_style=»solid» border_position=»all» padding=»undefined» dimension_margin=»undefined» animation_type=»» animation_direction=»left» animation_speed=»0.3″ animation_offset=»» last=»no»][fusion_text]

Hace 15 años, cuando me integré al directorio de la Corporación Nuestra Casa, me conecté profundamente con las personas que viven en la calle. Entendí que, aunque la calle parece igualar a los que viven y duermen en ella, detrás de cada uno hay una historia diferente: por qué la vida los dejó al desamparo, sin techo, y por qué es tan urgente trabajar para recuperar su dignidad.

Hoy, como parte del Estado, para mejorar la calidad de vida de esas más de 12 mil personas en Chile que aún viven en la calle, vemos que es urgente modificar el paradigma actual de las políticas sociales y movernos hacia la innovación. Con esa lógica, hace unos días, junto al Presidente Piñera, lanzamos el Plan Código Azul, una estrategia de emergencia que por primera vez se implementa en Chile.

Ampliamente utilizado a nivel internacional, apunta a coordinar —a través del Ministerio de Desarrollo Social— a distintos actores públicos, privados y de la sociedad civil, para salvaguardar la vida de las personas en situación de calle en días de más bajas temperaturas. Cuando las condiciones climáticas sean extremas en las regiones de Coquimbo, Valparaíso, Metropolitana y del Biobío, esta nueva estrategia permitirá duplicar la capacidad de atención del Ministerio de Desarrollo Social para evitar que más personas mueran de frío. Esta semana Código Azul se activó por primera vez en Chillán, para reforzar los distintos dispositivos que permitieron ir en ayuda de las personas más vulnerables de esa zona.

Chile es el primer país latinoamericano en implementar este modelo de gestión, que ha tenido gran éxito en Estados Unidos y Europa. El Estado asume un necesario rol articulador entre el mundo público, privado y las organizaciones sociales, para dar respuestas efectivas y urgentes.

Código Azul es un ejemplo de la capacidad para generar espacios de trabajo colaborativo entre diferentes agentes en ayuda de las personas más vulnerables, tarea que el Estado, dada su magnitud, no puede asumir por sí solo. Y es también una demostración de cómo es posible colocar la innovación al servicio del cambio social y de las problemáticas más complejas, y de cómo esa capacidad de cambio en la manera de enfrentar los problemas puede ser el motor de una fuerza transformadora que nos regale un país mejor y un futuro más justo.

[/fusion_text][/fusion_builder_column][/fusion_builder_row][/fusion_builder_container]