Felipe Kast, senador de Evópoli: “El Presidente Piñera va a salir fortalecido si legisla sobre nepotismo en el Estado”

Felipe Kast, senador de Evópoli: “El Presidente Piñera va a salir fortalecido si legisla sobre nepotismo en el Estado”

[fusion_builder_container hundred_percent=»no» hundred_percent_height=»no» hundred_percent_height_scroll=»no» hundred_percent_height_center_content=»yes» equal_height_columns=»no» menu_anchor=»» hide_on_mobile=»small-visibility,medium-visibility,large-visibility» class=»» id=»» background_color=»» background_image=»» background_position=»center center» background_repeat=»no-repeat» fade=»no» background_parallax=»none» enable_mobile=»no» parallax_speed=»0.3″ video_mp4=»» video_webm=»» video_ogv=»» video_url=»» video_aspect_ratio=»16:9″ video_loop=»yes» video_mute=»yes» video_preview_image=»» border_size=»» border_color=»» border_style=»solid» margin_top=»» margin_bottom=»» padding_top=»» padding_right=»» padding_bottom=»» padding_left=»»][fusion_builder_row][fusion_builder_column type=»1_1″ layout=»1_1″ spacing=»» center_content=»no» link=»» target=»_self» min_height=»» hide_on_mobile=»small-visibility,medium-visibility,large-visibility» class=»» id=»» background_color=»» background_image=»» background_position=»left top» background_repeat=»no-repeat» hover_type=»none» border_size=»0″ border_color=»» border_style=»solid» border_position=»all» padding_top=»» padding_right=»» padding_bottom=»» padding_left=»» dimension_margin=»» animation_type=»» animation_direction=»left» animation_speed=»0.3″ animation_offset=»» last=»no»][fusion_text]

El fundador y senador de Evópoli, Felipe Kast, enfrenta las duras críticas que recibió esta semana de parte de sus socios de la UDI y RN por su postura en torno a la polémica que se generó por el nombramiento del hermano del Presidente Sebastián Piñera en la embajada de Buenos Aires, designación que finalmente fue retirada ayer.

Kast valoró la determinación del gobierno de retirar el nombramiento de Pablo Piñera. “Es una decisión difícil. Felicito la visión y coraje del Presidente Sebastián Piñera”, señaló ayer el senador. Además, agradeció al Mandatario por “estar dispuesto a escuchar y priorizar lo que es mejor para Chile”.

Aunque se mostró “entusiasmado por el periodo que comienza en Chile”, el giro en la decisión de enviar al economista ex DC y director ejecutivo de Cieplan como representante diplomático a Buenos Aires no cierra la polémica que se instaló en el oficialismo a raíz de la intención de Evópoli de legislar sobre el tema del nepotismo.

En contraposición de la defensa que hicieron los demás dirigentes oficialistas de ese nombramiento, el exprecandidato presidencial dijo el martes que fue un “error político” . En paralelo, el diputado de su partido Andrés Molina anunció que, en una semana, se enviaría un proyecto de ley contra el nepotismo, retomando una postura que tanto Evópoli como Kast habían esgrimido anteriormente.

Fue así que sus socios de coalición los tildaron de “oportunistas” y presionaron fuertemente para que se postergara el ingreso de la iniciativa.

En esta entrevista, el senador por La Araucanía desestima las críticas y acusa que la UDI y RN solo lograron “agudizar” la polémica. Asimismo, recalca que, con este caso, el Ejecutivo tiene una oportunidad para llevar a cabo una reforma que apunte a modernizar el Estado.

La agenda política del gobierno estuvo marcada por la fallida designación de Pablo Piñera como embajador en Argentina. Usted lo consideró un error político, pero ¿qué evaluación hace de todo el episodio?

Lo primero: hemos tenido un inicio de gobierno muy potente, en distintas materias, como seguridad, con el descabezamiento de Carabineros; una agenda potente en La Araucanía; la reforma migratoria, y la agenda de infancia. Dentro de ese concierto, esto me parece un error político no tan relevante en comparación con esos aciertos. Pero, lamentablemente, RN y la UDI reaccionan en forma desproporcionada frente a un planteamiento de uno de los diputados de Evópoli, que es Andrés Molina, quien viene trabajando en un proyecto de ley hace más de un año. Por lo mismo, este proyecto es una oportunidad para darle un marco a una discusión que se instaló. El gobierno puede salir muy fortalecido si finalmente, a raíz de esto, moderniza el Estado, le aplica mayores estándares de transparencia. En un esquema meritocrático como el que plantea Andrés en su proyecto de ley, Pablo Piñera no tendría ningún problema para ser embajador.

¿Por qué el gobierno no ha podido superar este episodio?

RN, la UDI, los Manuel José Ossandón, los Francisco Chahuán le han hecho un flaco favor al gobierno tratando de polemizar con Evópoli en esta materia. Lo único que hemos hecho es decir que tenemos un trabajo de hace más de un año para abogar por mayor transparencia. Estamos seguros que incluso para el Presidente Piñera el debate sano, con respeto, siempre es bienvenido. Aquí, el error político lo cometen con mucha fuerza RN y la UDI al polemizar con un tema que es completamente abordable y que tenía una salida política muy positiva, porque podrían haber dicho ‘vamos a escuchar el proyecto del diputado Molina, vamos a enriquecerlo con experiencias de la Comisión Engel y vamos a salir fortalecidos como país’. Esa es la reacción que yo habría esperado de parte de RN y la UDI y, desgraciadamente, no sucedió así. De hecho, actuó mucho mejor el gobierno. Andrés Chadwick y Cecilia Pérez han reaccionado como uno hubiera esperado, a diferencia de los partidos, que han transformado un tema que era un error menor en una pelea al interior de Chile Vamos innecesaria.

¿Hubo oportunismo de Evópoli?

En Chile Vamos hay algunos que no están acostumbrados a que un partido actúe por acuerdo a convicciones. No hay ningún oportunismo. A mí me tocó anunciar el proyecto el primer día de gobierno, pero hay que respetar el derecho de autor, y quien lo trabajó desde el año pasado fue Andrés. Me parece curioso que algunos crean que lo correcto hubiera sido que una persona que viene trabajando hace tiempo en un proyecto, en el momento en que se abre el debate, tenga que guardar silencio. Esa forma de pensar es curiosa, creo que es parte de la vieja política.

Se les crítica por anunciar el ingreso del proyecto en momentos en que el debate por Pablo Piñera estaba copando la agenda.

El espíritu de Andrés siempre ha sido poder discutirlo con el Ejecutivo. Lo que nos importa es que ojalá se legisle. No tiene por qué ser a la rápida, es una legislación importante. Países como Estados Unidos, Francia, Argentina, han avanzado en esta materia. Lo importante es que el Ejecutivo no lo vea como una búsqueda de causarle daño, todo lo contrario, que lo vea como una propuesta para hacernos cargo de un tema que se está conversando, nadie puede desconocer eso.

¿Ve al gobierno con disposición a hacerse cargo de este debate? El nepotismo ha sido criticado con fuerza desde Chile Vamos, pero hoy vemos que dos hijos del ministro del Interior trabajan en La Moneda, un senador de la UDI tiene a un yerno como gobernador en su región y a dos parientes más en La Moneda.

En las conversaciones que se han tenido esta semana, entiendo que hay un interés genuino en abordar este tema. El Presidente Piñera va a salir fortalecido si legisla sobre nepotismo en el Estado.

¿El gobierno les pidió aplazar el ingreso del proyecto?

A mí no me llamó nadie del gobierno pidiéndome eso. Lo único que vi por la prensa fueron ataques de RN y la UDI, que solo agudizaron la controversia.

Cuando usted habló del proyecto el 11 de marzo dijo que no se debía incluir al Presidente. Pero esta semana, Andrés Molina dice que hay que evaluarlo y usted mismo dice que sería bueno incluirlo. ¿Por qué se produce ese giro?

Cuando hablamos con Cony Santa María, el día del cambio de mando, se hacía mucha mención a los asesores dentro del gabinete, y bajo esa lógica, casi no tendría que haber primera dama. Lo que yo dije es que el Presidente sí debe tener a ciertas personas que lo representan. Pero el espíritu del proyecto de ley, que es lo que hizo Francia y Argentina, es distinguir entre el mérito y cuando uno llega al cargo solo por contactos familiares. Por eso, el caso de Pablo Piñera es interesante, porque si tuviésemos un sistema moderno, Pablo no tendría ningún problema, porque sería una agencia como la Alta Dirección Pública la que finalmente pueda dar el visto bueno de que está asumiendo el cargo por méritos. El problema ocurre cuando no has modernizado el Estado y tienes la sospecha ciudadana de que efectivamente estos cargos se puedan llevar por otros motivos.

Más allá de los procedimientos, en la designación de Pablo Piñera hubo un problema político. ¿Por qué nadie advirtió al Presidente del potencial conflicto?

Siempre hay elementos de criterio político que uno debe tomar en consideración. Y dado que hoy no tenemos un Estado moderno, el criterio político habría sugerido tener más prudencia.

¿Cómo ve aquí el rol del canciller? ¿Debió haber alertado?

No sabemos qué fue lo que ocurrió en esa conversación, por lo tanto, es difícil juzgarlo.

¿Fallaron las alarmas para advertir de los costos políticos?

Más que fallaron, no vieron los costos. Claramente no se visualizó el impacto ciudadano que podía tener.

¿Es un impacto ciudadano relevante?

No, no es un impacto grande, pero claramente cuando tomaron esa decisión deben haber pensado que esto no iba a ser un tema conversado en lo más mínimo. Cuando tomaron esa decisión, me atrevo a decir que Sebastián Piñera vio el mérito de esta persona y no visualizó el marco donde esa decisión podía ser malinterpretada.

“RN y la UDI han generado una polémica innecesaria”

¿Qué revela el tono que tuvo este debate al interior de Chile Vamos sobre el futuro de la coalición?

Es relevante que aprendamos a tener debates sin agresividad. Ya vimos que ocurrió algo similar en el debate sobre identidad de género, donde el gobierno estaba en nuestra posición. Vamos a tener que aprender a convivir con nuestras diferencias. Lo que sucedió esta semana es un mal ejemplo de cómo esta coalición puede ser capaz de conversar sus diferencias.

¿A qué atribuye la dureza de las críticas a Evópoli y particularmente a usted?

Se ve muy mal que no tengamos capacidad de diálogo, de respeto mutuo. Eso no ayuda. Cuando uno ve acusaciones de oportunismo, descalificaciones, no ayudan a proyectar una coalición madura en el tiempo y creo que le hacen un flaco favor al gobierno.

Senadores con perfil presidencial, como Francisco Chahuán y Manuel José Ossandón, han liderado las críticas en su contra, acusándolo de diferenciarse a costa del Presidente. ¿Puede haber mucha ansiedad?

Ellos no entienden que este es un partido con muchos más actores. Quizás aún creen que este es un partido con un solo parlamentario, pero resulta que Evópoli tiene seis diputados y dos senadores. Yo agradezco el cariño que me tienen, pero que me atribuyan a mí todas las acciones del partido es subestimar la riqueza de este movimiento, que ya es un partido, que va creciendo. Tal vez estaban acostumbrados a que los candidatos presidenciales actuaban a costa del Presidente Piñera. Eso fue lo que hizo Ossandón en los últimos tres años. Yo no lo voy a hacer, no me interesa hacerlo. Nos sentimos orgullosos del gobierno del Presidente.

El punto es que llevamos más de una semana hablando del mismo tema…

(Interrumpe) En buena medida por responsabilidad de los dirigentes de la UDI y RN, que han generado una polémica completamente innecesaria.

La polémica que se dio en torno al proyecto de ley también reveló diferencias en Evópoli. Hubo matices en torno a la misma iniciativa y a la inclusión al Presidente de la República y a la oportunidad de presentarlo… ¿Cómo lo ve?

Es una buena noticia que la ciudadanía se dé cuenta de que Evópoli es un partido diverso y donde hay más de un actor.

El presidente de su partido, Francisco Undurraga, dijo que tenía una diferencia con usted al plantear que el nombramiento de Pablo Piñera era un error político.

De verdad me alegra que en Evópoli haya distintas miradas. Yo considero que es un error político, y si alguien cree que no lo es, está en su derecho.

¿No queda dividido entonces?

Todo lo contrario.

Nadie ha cuestionado las capacidades de Pablo Piñera, pero esto se sitúa en el estilo del Presidente de tomar una decisión personalista sin tener a alguien que le haya debatido. ¿Piñera aprendió de sus errores del primer gobierno?

El Presidente está teniendo un gobierno mucho más político. Evópoli está siendo considerado en prácticamente todas las decisiones y por eso creo que este fue un error político. Él no visualizó el impacto político que puede tener una decisión como esta. No veo al Presidente Piñera hoy actuando a espaldas de los partidos, todo lo contrario, veo una coordinación política importante. Yo creo que sí aprendió, por lo tanto, no hay un presidencialismo exacerbado en forma sistemática.

Gratuidad: “Es difícil que a estas alturas me convenzan”

La polémica en torno a Pablo Piñera opacó el anuncio de la gratuidad en los Centros de Formación Técnica y en los Institutos Profesionales. Usted ha sido contrario a la gratuidad. ¿Qué le pareció?

Evópoli actúa desde convicciones, esta es otra muestra de eso. Yo creo que es una mala idea la gratuidad. No porque no quiera garantizar el derecho a la educación, todo lo contrario, sino que pienso que hay una mejor idea: una gratuidad justa que consiste en un sistema donde uno pueda estudiar gratis, pero una vez que se gradúa, devolverle la mano al país en la medida en que te vaya bien. El proyecto del gobierno sí tiene una virtud, que avanza en un margen positivo, que es darles más acceso a los Centros de Formación Técnica y a los Institutos Profesionales, que históricamente han sido postergados. Pero el déficit fiscal me ratifica la visión de que en educación superior debiésemos pensar el sistema completamente de nuevo, eso yo sé que no está en el programa y, por lo tanto, no tengo ninguna aspiración a que eso ocurra. La verdad es que su minuto veremos cómo se dará el debate. Hay muchas conversaciones que faltan por tener con el ministro de Educación (Gerardo Varela). No me quiero adelantar a la posición final, pero no soy partidario del sistema y aún no me convencen de que es una buena idea.

Francisco Undurraga decía ‘nos vamos a dejar a convencer’. A usted lo vemos poco inclinado a dejarse convencer…

He seguido el tema de educación desde hace mucho y es difícil que a estas alturas me convenzan de que la gratuidad es una buena idea si es que no es justa. Esta no es ninguna sorpresa, lo dije en la campaña y ojalá que no lo tomen como algo en contra de Sebastián Piñera.

El propio Presidente cambió de opinión respecto a la gratuidad.

¿Sí?

Sí, tras un acuerdo con Manuel José Ossandón…

Tiene todo el derecho de hacerlo en todo caso, no hay ningún problema. A mí aún no me convencen.

Usted dice ‘no me quiero adelantar a la postura final’. ¿Eso significa que aún no define su voto?

Mi postura es en contra de la gratuidad como está diseñada hoy. Voy a tratar de empujar una agenda que se mueva hacia el otro lado, pero veo poco probable que prospere.

¿Y su bandera la va a mantener hasta el final?

El debate de ideas siempre hay que mantenerlo hasta el final. Estos son debates culturales y no de votaciones.

¿Le incomodaría que la mayoría de sus diputados voten de a favor?

No. Hay dos valores aquí: está el bien de decir ‘somos parte de esta coalición, por lo tanto, la queremos apoyar en esto’. Y está el otro que es ‘yo creo que hay otros sistemas mejores’. Cuánto peso le da uno a cada uno…, me parece sano que haya diversidad de opiniones en esta materia.

Fuente: La Tercera

[/fusion_text][/fusion_builder_column][/fusion_builder_row][/fusion_builder_container]