Francisco Undurraga: "Me habría parecido raro que en su casa no plantearan sus postulados"

Francisco Undurraga: "Me habría parecido raro que en su casa no plantearan sus postulados"

Tras la polémica generada ayer por lo ocurrido en el último Tedeum Evangélico, desde Chile Vamos criticaron los insultos a la Presidenta Michelle Bachelet, pero defendieron el mensaje entregado por los obispos durante la ceremonia y el cual estuvo marcado por duros cuestionamientos a la agenda valórica impulsada por La Moneda.

 Al respecto, la actual vocera de Chile Vamos y líder de la UDI, Jacqueline van Rysselberghe, planteó que se debe diferenciar en este tema, pues «afuera efectivamente hubo algunas personas -tampoco fueron muchas-, que gritaron insultos y creemos que eso no corresponde y tiene que ser rechazado transversalmente, no sólo porque se trata de la Presidenta de la República, sino porque constituye una falta de respeto que además debilita la institución de la Presidencia».

No obstante, la timonel UDI diferenció que «lo que ocurrió dentro del templo nos parece que es algo absolutamente distinto, sólo hubo una persona que gritó y fue sacada del templo como corresponde (…) Pero la Iglesia Evangélica planteó lo que ha planteado durante todo este año en relación a temas que para ellos son importantes».

 A su juicio, «pretender que en un evento evangélico, que está organizado por la Iglesia Evangélica, los pastores no planteen cuáles son sus posturas, nos parece que de verdad no corresponde, porque la autoridad tiene que tener la capacidad de poder escuchar las distintas posturas».

 En la misma línea, el timonel del RN, Cristián Monckeberg, acotó que «hubo una diferencia clara entre lo que ocurrió afuera y adentro. Afuera se le perdió el respeto a diferentes autoridades, por los gritos e insultos y eso es absolutamente condenable, no se puede permitir (…) Adentro es un acto absolutamente normal donde el mundo evangélico hizo ver puntos de vistas que son claros en diferentes materias sobre todo valóricas».

 «Lo que corresponde en democracia es saber aceptar los comentarios u opiniones, aunque sean favorables o no a las autoridades de turno (…) A lo mejor no le gustó que no la aplaudieran (a Bachelet), a lo mejor no le gustó que aplaudieran a otros candidatos como Sebastián Piñera, eso es distinto», recalcó.

Asimismo, su par del PRI, Alejandra Bravo, acusó que la Mandataria tomó un rol de «victimizarse» al no ser aplaudida, a diferencia de Piñera. agregando que «no por eso se le faltó el respeto a la Presidenta, porque cuando ella fue nombrada en su rango de tal, nadie la pifió (…) Lo que pasó a fuera obviamente lo condenamos y nunca vamos a estar de acuerdo con eso».

Por su parte, el presidente de Evópoli, Francisco Undurraga, consideró que «no es sorpresa que el pueblo evangélico y sus obispos tengan una posición tan marcada en relación a los temas valóricos. En ese contexto, me habría parecido muy raro que en su propia cada no hubiesen planteado sus postulados (…) Confundir el hecho de tener una divergencia valórica, con una falta de respeto, es lo que nos llevó al 11 de septiembre de 1973 (…) ese día culmina la intolerencia en Chile».

Revisa la nota de Emol aquí