Gloria Hutt: "Uber ha crecido porque está congelado el parque de taxis"

Gloria Hutt: "Uber ha crecido porque está congelado el parque de taxis"

Uber ya opera en 20 ciudades y Cabify, en los tres principales centros poblados. Expertos advierten posible impacto en ciudades pequeñas y Gobierno apuesta a aprobar ley regulatoria en la actual administración.

En solo tres años de operación, los servicios de transporte con plataformas tecnológicas provistos por Uber y Cabify ya han logrado un cambio de paradigma en el modo de transporte.

Han irrumpido con tal fuerza, que ya hay 85 mil autos (70 mil Uber y 15 mil Cabify) que proveen regularmente estos viajes en el país, una cifra que duplica los 41.030 taxis básicos y ejecutivos catastrados por el Ministerio de Transportes.

Estos vehículos son utilizados por 2.249.000 personas que usan activamente Uber y otras 1.500.000 que han descargado Cabify, de acuerdo con lo que informan ambas empresas.

Pero los usuarios ya no se concentran solo en los grandes centros urbanos. Según un informe provisto por Uber, la aplicación opera en 20 ciudades: Arica, Iquique, Alto Hospicio, Antofagasta, Calama, Copiapó, La Serena, Coquimbo, Ovalle, Gran Valparaíso, Gran Santiago, Rancagua, Talca, Gran Concepción, Temuco, Pucón-Villarrica, Valdivia, Osorno, Puerto Montt y Punta Arenas. Además de esas urbes, el sistema se puede usar en localidades cercanas. Con ello, las aplicaciones cubren el 90% de las zonas urbanas.

Para el gerente de comunicaciones de Uber, Felipe Contreras, el crecimiento se explicaría por «la necesidad y el anhelo de incorporar nuevas alternativas de movilidad, que ampliaran el espectro a la hora de elegir cómo moverse en las ciudades».

En tanto, Cabify se puede utilizar solo en Santiago, Valparaíso y Concepción, pero su objetivo es pasar de 15 mil a 30 mil autos a fin de año, en más ciudades. El gerente general de la empresa, Agustín Guilisasti, dice que muchos usuarios del servicio lo utilizan «para llegar a lugares donde no llega el transporte tradicional», como los horarios nocturnos, zonas sin metro o en horas en que bajan los buses.

La penetración de las tecnologías en ciudades más pequeñas, que han atestiguado la gradual desaparición del bus a manos del taxi colectivo, podría generar nuevos efectos en la forma de moverse. El subsecretario de Transportes, Carlos Melo, afirma que, «obviamente, los sistemas de transportes de núcleos más chicos son más frágiles desde el punto de vista económico y perturbaciones de este tipo pueden generar un impacto». Añade que el Gobierno trabaja en aprobar en esta administración el proyecto que regula ambas aplicaciones.

Según el especialista en transportes de la U. Diego Portales, Louis de Grange, el auge que ha tenido Uber es consecuencia de una demanda insatisfecha. «Esto muestra la urgente necesidad de normar estos servicios», señala.

Alejandro Tirachini, especialista en transportes de la U. de Chile, dice que mientras en Santiago los taxis y luego los buses son los más perjudicados por Uber y Cabify, «en regiones aparece el taxi colectivo, que tiene un alto uso. En ciudades más pequeñas se va a reajustar la demanda de estos servicios en el mediano plazo».

En cambio, la ex subsecretaria de Transportes, Gloria Hutt, cree que «por un tema de tarifa es poco probable que las personas sustituyan los viajes regulares en transporte público». Afirma que Uber ha crecido porque está congelado el parque de taxis y estos prefieren circular por avenidas donde pueden captar más pasajeros, «por lo que hay una demanda insatisfecha en zonas menos densas».

2.700 usuarios tenía Uber en 2014, cuando debutó. Hoy, según informa, tiene 2.249.000 pasajeros activos en 20 centros urbanos.1.500.000 personas han descargado Cabify. La aplicación opera con 15 mil autos en Santiago, Valparaíso y Concepción.

Nota El Mercurio