Inédita coalición mapuche de derecha que aboga por la paz y el desarrollo

Inédita coalición mapuche de derecha que aboga por la paz y el desarrollo

Se trata de una agrupación política inédita entre los partidos de derecha. El lunes 21 enero a las 17:00 horas, nació oficialmente el Consejo Político Mapuche, integrado por políticos mapuche, pertenecientes a los partidos de la coalición Chile Vamos: RN, UDI, Evópoli y PRI.

La idea llevaba meses rondando entre sus miembros, pero fue la muerte del comunero Camilo Catrillanca y el posterior recrudecimiento de la violencia rural que el hecho originó, lo que terminó de convencerlos.


La secretaria general de Evópoli, Luz Poblete, afirmó que «para Evópoli es tremendamente importante tomar en conjunto y en colaborar con la agenda de la paz y el desarrollo de la Araucanía, por lo tanto el constituir como Chile Vamos el Consejo Político Mapuche significa poder integrar a quienes tienen origen mapuche y en eso poder trabajar por las políticas públicas y de Estado que puedan ir por la senda del desarrollo de la región».

“Hemos visto que en el tema indígena históricamente la derecha ha perdido trecho y la izquierda ha levantado banderas de lucha y ha estado presente en comunidades en donde mi partido y la derecha en general no ha llegado. Fue esa la gran detonante de la Creación de este Consejo Político Mapuche. No había una voz dentro de la derecha que levantara la bandera de lucha por todos aquellos que no son representados por estos violentistas, por estos grupos más radicales”, afirma Hans Curamil Aniñir, el vocero de UDI en la organización.

Nelson Moraga Alcamán, consejero de RN, agrega que no fue una iniciativa que haya surgido por orden de los partidos, “nació de nuestra inquietud ya que como mapuche tenemos una responsabilidad. Somos un millón y medio de mapuches, y resulta que 200 y 300 se inclinan por la violencia, y no representan para nada lo que la mayoría de nosotros pensamos. Si bien sentimos que algunas demandas son justas, creemos que esto se ha utilizado para beneficio personal de líderes negativos que han causado desórdenes y, además, con métodos que han llevado muerte a nuestro pueblo”.

No había una voz dentro de la derecha que levantara la bandera de lucha por todos aquellos que no son representados por estos violentistas, por estos grupos más radicales, afirma Hans Curamil Aniñir, vocero de UDI en la organización.

La noticia de que Chile Vamos tiene una coalición política indígena no gustó, por ejemplo, al encargado de Relaciones Internacionales del Consejo de Todas las Tierras, Aucán Huilcamán; y también fue rechazada por el encargado de los pueblos originarios del PC, Luis Catrileo. El primero acusó a los partidos de Chile Vamos de realizar una “subyugación colonial”, según reseñó el diario El Austral de Temuco y, aunque se trata de profesionales, los acusó de ser “personas empobrecidas económicamente”.

Curamil Aniñir es abogado, explica que vive en una comunidad indígena,y que quieren romper los estigmas y los paradigmas que hay con respecto a su pueblo: “Mostrar que hay profesionales, hay gente buena, hay gente que quiere el desarrollo del país que no está de acuerdo con demandas radicales como la de los grupos violentistas y que quiere hacer que los mapuche realmente crezcamos como personas, nos desarrollemos y podamos aportar a Chile”.


Entre los objetivos de la organización está comprometerse con el diálogo conducente al encuentro y la paz social, comprometer esfuerzos y voluntades para el reconocimiento constitucional de los pueblos indígenas, la implementación y ejercicio de dichos derechos; el desarrollo de una agenda legislativa de los pueblos indígenas; promover la participación y representación política indígena, entre otros.

Es por eso que durante el jueves y el viernes de la semana pasada, los voceros representantes del Consejo Político Mapuche –Hans Curamil Aniñir (UDI), Rodrigo Alcavil Traipe (Evópoli), Nelson Moraga Alcamán (RN), Mery Cayuman Coloma (RN), y Erika Chávez Cona (PRI)–  viajaron a Santiago para mantener una agenda intensa de reuniones, que incluyeron encuentros con el Ministro de Desarrollo Social, Alfredo Moreno, con el ministro de Interior, Andrés Chadwick, y el  subsecretario Rodrigo Ubilla. Además, estuvieron con los secretarios generales de los partidos de Chile Vamos.

Nos hizo reaccionar que estén atacando a nuestra gente. Asesinaron a los hijos del lonco José Cariqueo, queman la ruca de Aniceto Norín. A nosotros en lo personal no nos han amenazado, pero sí van contra quienes no están con ellos”, declara Nelson Moraga Alcamán.

“La causa mapuche se ha politizado. Quienes están con la violencia tienen una causa propia”

Los encuentros fueron para solicitar que se volviese a posicionar la agenda indígena y que se puedan ir saldando hitos como el reconocimiento constitucional, la co-oficialización del mapudungun, y lograr convertir el 24 de junio en feriado regional, cuando es el We Tripantu –año nuevo mapuche.

“La causa mapuche se ha politizado. Quienes están con la violencia tienen una causa propia. Nos hizo reaccionar que estén atacando a nuestra gente. Asesinaron a los hijos del lonco José Cariqueo, queman la ruka de Aniceto Norín. A nosotros en lo personal no nos han amenazado, pero sí van contra quienes no están con ellos”, declara Nelson Moraga Alcamán.

Recalca Curamil Aniñir: “Para nosotros fue una decisión bastante difícil de tomar la de conformar el Consejo porque la facción más violenta, que es más pequeña dentro del pueblo mapuche, podría quizás tomar algún tipo de represalia con nuestra gente, pero no tenemos miedo. No tememos a aquellos que tratan de difundir el odio, la violencia, y alcanzar las demandas por ese medio. La muerte de Catrillanca marcó un punto donde nosotros vimos que teníamos que hacer algo para que esto no siga ocurriendo. Tenemos que movilizar a toda la gente que es pacífica, que cree en el pueblo mapuche y que quiere que se desarrolle en aras de la paz y el desarrollo”.

La coalición está abierta sumar nuevos actores, esperan poder relacionarse con gremios, y con “otros líderes que también crean que se pueden lograr las demandas mapuche por la vía de la paz”, dice Curamil Aniñir.

“Primero somos mapuche y después somos miembros de partidos políticos. Para hablar de traición, primero hay que considerar que ellos han actuado de forma violenta contra su misma gente. Nosotros tenemos una cosmovisión que tampoco están respetando. Mapuche significa gente de la tierra, y un mapuche jamás quemaría la tierra. Entonces, los traicioneros no somos nosotros”, subraya Moraga Alcamán. Agrega: “Hay un aprovechamiento económico y político. Un ejemplo es Temucuicui, son 40 familias y tienen 1.900 hectáreas. Eso va en desmedro de las otras comunidades, los beneficios se están gastando en comunidades extremistas”.