MILITANTE EVÓPOLI Y SU ROL EN PRIMERA LÍNEA ENFRENTANDO EL COVID

MILITANTE EVÓPOLI Y SU ROL EN PRIMERA LÍNEA ENFRENTANDO EL COVID

El enfermero Jefe de Urgencias del Hospital Padre Bernabé de Lucerna de Panguipulli (Evópoli), Esteban Valle Mella, está todos los días expuesto a contagiarse con el covid-19, siendo una de las grandes incertidumbres que vive en estos últimos meses.

En esta entrevista nos cuenta su experiencia como enfermero en el contexto de pandemia.

Esteban Valle Mella, lleva 12 años trabajando en el Hospital Padre Bernabé de Panguipulli, su esposa al igual que él es enfermero y juntos son padres de Leonor, pequeña de cinco años, de la cual estuvieron separados dos meses para evitar eventuales contagios.

Este enfermero Evópoli, nos cuenta que ha sido complejo cómo han tenido que enfrentar la pandemia como familia, porque han tenido que alejarse de su familia, sus abuelos, aunque valoran que la tecnología permita que puedan realizar video llamadas y así estar juntos aunque sea de forma virtual.

-¿Cuéntanos de tu rutina diaria?

Entro a las 8:00 am y termino normalmente a las  17:00 hrs, aunque también me ha tocado hacer turnos de refuerzos.

Tengo un cargo administrativo, sin embargo, también hago clínica.  Mis funciones se han ido incrementando al estar a cargo de la solicitud de material  el equipo que lo componen: dos enfermeros, nueve técnicos paramédicos, donde incluimos todas las medidas de protección.

-¿Cómo te has protegido del Covid-19?

Uso mascarilla, protectores faciales, batas quirúrgicas en todas las atenciones. Eso lo habíamos olvidado un poco y esto obligó para protegernos más por el bien de todos, pero el hospital al ser particular y subvencionado, es autogestionado y a nosotros nos han entregado todas las medidas de protección.

Somos un hospital con 130 funcionarios y durante estos meses ninguno de nosotros se ha contagiado de covid.

-¿Cuál es el mayor desafío que tienes todos los días?

Tratar de hacer lo más humanizada posible la atención: Es una de las cosas que siempre me he preocupado y he tratado de transmitir esa sensación al personal. El hecho que muchos pacientes que llegan con diagnostico positivo, vienen con miedo, sienten que la gente los observa y el hecho que nos ven a todos cubiertos, hemos tratado de hacer las atenciones más cercanas, para hacerles entender que no es culpa de ellos que estén infectados, y que si estamos tan protegidos es para cuidarnos a nosotros y nuestras familias.

-¿Qué es lo más fuerte que te ha tocado vivir como Jede de Urgencias del Hospital, en medio de una pandemia?

El miedo al llegar en las mañanas, no saber qué va a pasar, no saber a qué nos enfrentaremos durante el día. Hemos visto fallecer gente.

Panguipulli es un pueblo donde todos nos conocemos, yo estudie acá en Panguipulli, fui a Santiago solo a estudiar en la Universidad,  entonces a toda la gente que llega acá yo los conozco, son abuelos de amigos, papás de amigos, son vecinos y muchas veces el hecho de ver fallecer gente cercana es fuerte y esto nos pasa a casi todos los colegas que viven acá.

Enfrentar miedo a quienes somos padres, respecto a cómo llegaremos a casa, aunque siempre hemos minimizado todos los riesgos posibles. Establecimos una rutina diaria antes de entrar a la casa, para los que somos papás es complejo, tengo una hija de cinco años, y ella siempre sale a recibirme con un abrazo cuando llego y ese abrazo todo el día lo espero y ahora al llegar a la casa y tener otra rutina, al entrar por otra puerta ha sido complejo y eso mismo les ha tocado vivir a nuestros colegas que son padres.

-¿Crees que la ciudadanía ha aprendido de la esta pandemia?

Yo creo que todos como sociedad. Hemos aprendido muchísimo, yo también participé en mis primeros años como enfermero, en la pandemia H1N1 y fue completamente distinta, tal vez había menos redes sociales, menos comunicación, no se sabía mucho.

Ahora esta pandemia del covid-19 nos va a enseñar muchas cosas en relación primero al trato que tenemos que tener con el resto de la gente, el aprender a compartir y vivir con lo justo; a todos nos han disminuido los ingresos, la capacidad de acceso a muchos servicios, espero que podamos aprender como chilenos.

Nuestra idiosincrasia nos enseña a ser distintos y espero lo mejor para todos.

-¿Cómo ves el futuro de Chile después de esta pandemia?

Tengo dos visiones: Una visión que me hace creer que Chile puede mejorar y cambiar sobre todo en el tema humano y social, pero me preocupa que hay un sector que no piensa lo mismo y siempre ve las cosas malas donde hemos tratado de hacer lo mejor posible.