Oscar Olavarria: Tengo la mejor impresión de los miembros que acabamos de elegir

Oscar Olavarria: Tengo la mejor impresión de los miembros que acabamos de elegir

Nuestro ex presidente del Tribunal Supremo se despidió de su cargo, luego de cinco años de trabajo en uno de los momentos más complejos de nuestra historia.

Nacido en Santiago, pero criado en la comuna de Collipulli en la Araucanía, dice sentir bastante tristeza por los hechos de terrorismo que ahí ocurren. Estudió en la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile y es Magister en Derecho del Trabajo.

¿Cómo cierras el ciclo a cargo del Tribunal Supremo?

Todo esto ha sido un gran desafío. El mayor reto ha estado presente en que el tiempo en el que estuve en el Tribunal, junto con todas las personas que me han acompañado, ha sido, como somos un partido joven, es el conseguir que los estamentos y la reglamentación interna, primero sea puesta en funcionamiento y segundo, normalizar ese funcionamiento.

Hemos pasado de algo bastante artesanal, que vienen desde nuestra época como movimiento, a convertirnos en una institución que debe funcionar conforme a la ley y a su propia reglamentación interna. En ese marco, creo yo, el principal hito fueron las elecciones internas del año 2020, en la que un partido tan joven como el nuestro dio un ejemplo en lo que otros habían fracasado que son las elecciones en proceso de votación virtual. Esa es la mayor señal de que podemos hacer muchas cosas si tenemos la voluntad de avanzar, incluso en las condiciones más complejas, como las que vivíamos ese año.

¿Cómo describes el contexto político que ha tenido que enfrentar Evópoli en todo este tiempo?

Igualmente, desafiante, no solo como partido, tuvimos que afrontar el estallido social, sino que además vivimos, las exigencias de la pandemia donde tuvimos que tomar decisiones muy difíciles e impopulares, y no solo eso, enfrentarlas como bloque, en circunstancias que todos los demás caían, algunos más algunos menos, en la tentación del populismo y las soluciones. En ese sentido creo que cuando la historia nos juzgue, lo hará con bastante deferencia en el sentido que pusimos nuestros principios y el bien del país por sobre nuestros intereses electorales, y en esa línea, las soluciones fáciles.

¿Qué nos tenemos que jugar como partido este año?

Se nos vienen encima dos cosas. En lo interno, nuestras elecciones que ojalá sean competitivas y den prueba no solo de nuestra capacidad de realizarlas en orden, sino además de nuestra voluntad de permanecer unidos con pleno respeto de nuestra institucionalidad. En lo externo, el plebiscito de salida va a ser lejos el desafío electoral e histórico más importante, quizás desde el retorno a la democracia. El país requiere instituciones sólidas y debemos ser capaces de defenderlas, y agregaré algo más, sólidas y serias que creo ha sido el gran defecto del proceso que llevamos adelante hoy.

¿Cuáles son los desafíos que tiene el Tribunal Supremo?

Respecto de eso, hay dos retos pendientes. Tengo la mejor impresión de los miembros que acabamos de elegir y estoy convencido que van a llevar adelante la implementación de nuestro nuevo reglamento electoral, lo que va a requerir un esfuerzo significativo en la implementación definitiva de los Tribunales Regionales del partido. No puede funcionar una cosa separada de la otra.

¿Quisieras compartir algo antes de finalizar?

Quiero agradecer muy especialmente a todos los miembros del Tribunal Supremo que me han acompañado en estos años, en especial a Felipe Parot y Cristián Larraín que «pasan a retiro» conmigo y desear lo mejor para el partido, sus dirigentes y cada uno de sus militantes. No quiero dejar de recalcar que lo que tenemos hoy es patrimonio de cada uno de ellos.