V. Verbal: “Algunos piensan que las personas transgénero somos enfermos mentales”

V. Verbal: “Algunos piensan que las personas transgénero somos enfermos mentales”

[fusion_builder_container hundred_percent=»no» hundred_percent_height=»no» hundred_percent_height_scroll=»no» hundred_percent_height_center_content=»yes» equal_height_columns=»no» menu_anchor=»» hide_on_mobile=»small-visibility,medium-visibility,large-visibility» class=»» id=»» background_color=»» background_image=»» background_position=»center center» background_repeat=»no-repeat» fade=»no» background_parallax=»none» enable_mobile=»no» parallax_speed=»0.3″ video_mp4=»» video_webm=»» video_ogv=»» video_url=»» video_aspect_ratio=»16:9″ video_loop=»yes» video_mute=»yes» video_preview_image=»» border_size=»» border_color=»» border_style=»solid» margin_top=»» margin_bottom=»» padding_top=»» padding_right=»» padding_bottom=»» padding_left=»»][fusion_builder_row][fusion_builder_column type=»1_1″ layout=»1_1″ spacing=»» center_content=»no» link=»» target=»_self» min_height=»» hide_on_mobile=»small-visibility,medium-visibility,large-visibility» class=»» id=»» background_color=»» background_image=»» background_position=»left top» background_repeat=»no-repeat» hover_type=»none» border_size=»0″ border_color=»» border_style=»solid» border_position=»all» padding_top=»» padding_right=»» padding_bottom=»» padding_left=»» dimension_margin=»» animation_type=»» animation_direction=»left» animation_speed=»0.3″ animation_offset=»» last=»no»][fusion_text]

La historiadora que milita en Evópoli, cuestiona lo que a su juicio considera una imposición valórica de ciertos grupos al interior de Chile Vamos que se oponen a a Ley de Identidad de Género.

EN CONVERSACIÓN con EL MURO, Valentina Verbal manifestó las diferencias que tiene en esta materia con dirigentes de su sector que se oponen a que el proyecto de ley incluya la posibilidad de que adolescentes entre 14 y 18 años puedan realizar cambio registral, como lo estaría contemplando el actual gobierno.

Ayer, un grupo de integrantes de la bancada de diputados de RN encabezados por Ximena Ossandón, entregaron una declaración en la que manifiestan su rechazo a la iniciativa de incluir a menores de edad, en línea con lo planteado anteriormente por la presidenta de la UDI, Jacqueline Van Rysselberghe.

Sin embargo, Valentina Verbal considera que en el contexto actual, al Ejecutivo no le queda otra alternativa que apoyar la postura del cambio registral de sexo.

¿Qué opina de que el ministro de Justicia Hernán Larraín no haya ido a la comisión mixta a presentar la postura del gobierno?

Parece contradictorio que si el gobierno quiere plantear una postura, no asista. Pero la primera sesión es para constituirse, fijar un temario y empezar a discutir. Las sesiones siguientes son las más decisivas, así que yo pienso que va a ir a las que vienen.

¿Considera importante que el gobierno tome una postura clara en este tema?

Yo igual respeto que en la coalición existan diversas visiones en esta materia, pero uno observa que el gobierno eludió el tema en su programa, y en términos prácticos no puede esconder la cabeza frente a un proyecto que está a punto de aprobarse. La Ley de Identidad de Género encierra un desafío en las visiones conservadoras de la sociedad que tratan de imponer, a través del Estado, una visión de sexualidad única, y por eso genera tanta reacción. Además, el gobierno no se puede quedar abajo de esta especie de triunfo cultural. Por ejemplo, eso está expresado en la película “Una Mujer Fantástica”, y todo coincidió.

Pero supongamos que el gobierno estuviese en contra, igual hubiese tenido que firmar, y por eso buscaron una alternativa intermedia para subirse a este carro de la victoria, un poco de manera oportunista, aunque no siendo tan radical como otros sectores más progresistas que querían incluir a todos los niños menores de 18 años. Por eso se optó por los adolescentes de 14 a 18 años.

¿Qué le parece que sectores de la UDI y RN estén presionando a La Moneda para que no incluyan a los menores de 18 años en este proyecto?

No me sorprende, ya que hay quienes consideran que las personas trans somos enfermos mentales y personas desviadas, y que por ello carecerían de derechos iguales al resto, y que incluso deberían tener tratamiento psiquiátrico de por vida. Ese discurso apunta a que son personas inferiores en la sociedad.

La transexualidad ya no se considera como un trastorno a la identidad, eso es consecuencia de la discriminación. Pero algunos todavía tienen un paradigma antiguo que considera la transexualidad como una aberración, una alteración moral.

¿Qué le parece que la presidenta de la UDI, Jacqueline Van Rysselberghe, haya planteado la posibilidad de acudir al Tribunal Constitucional en caso que se incluya esa indicación?

Ella está en su derecho, pero me parece que tiene poco destino, porque no veo dónde estaría la inconstitucionalidad. Están los principios de igualdad de derechos que le darían la razón a las personas trans de cambiar su sexo registral para efectos de no ser discriminados en la sociedad. Además, la Constitución garantiza la autonomía o primacía de la familia frente al Estado, y acá lo que se está apoyando es que los adolescentes puedan hacer su cambio de género con acompañamiento de los padres.

Dos visiones en punto de colisión

¿Sigues sosteniendo que en temas valóricos la derecha es retrógrada?

En general sí, pero hay una esperanza en la derecha liderada por Evópoli, donde yo milito, que es minoritaria, pero que va creciendo y es un partido mucho más abierto en estos temas.

Me parece que esto va a ir cambiando, pero mayoritariamente la derecha es conservadora porque defiende la libertad económica, incluso la libertad educacional de los colegios, pero no la libertad sexual. Muchos de ellos se guían por sus convicciones religiosas. Incluso el Vaticano manda documentos a los actores políticos que son católicos para que rechacen de plano todas las legislaciones en favor de la diversidad sexual.

¿Por qué cree que en la derecha existe resistencia a estos temas?

Porque son conservadores, tienen un desprecio por la libertad humana, creen que el Estado le puede imponer a la gente cómo vivir y sus propios valores. Eso es totalmente anti republicano, no es propio de una sociedad libre. Le tratan de imponer al resto de la sociedad una visión particular de la moral. Y lo que quieren los partidarios de la diversidad sexual es poder acceder a derechos que tienen los heterosexuales. Los conservadores tienen una versión excluyente de los derechos humanos en estos temas.

¿Es posible que convivan estas dos almas dentro del mismo bloque?

Las diferencias políticas no tienen que ver principalmente con los temas valóricos, sino que con los temas económicos sociales, y en ese sentido prefiero convivir con los conservadores, a pesar de tener una visión radicalmente contraria a ellos, que con la izquierda en mi accionar político diario, que tiene visiones socialistas en lo económico.

Creo en el libre mercado, y en temas generales tengo más coincidencia con la derecha que con la izquierda, pero sí abogo por una derecha más liberal en todo sentido.

EL MURO
[/fusion_text][/fusion_builder_column][/fusion_builder_row][/fusion_builder_container]